top of page
  • Centro para el Bien Común Global

Entender el acuerdo nuclear iraní


Juan Del Pozo Berenguer


La decisión del presidente Trump de retirarse del acuerdo nuclear iraní el año pasado ha tenido un impacto limitado en el público, ya que pocos parecen haber tenido en cuenta las circunstancias del acuerdo en sí, y las consecuencias a las que potencialmente nos enfrentamos por la retirada de Estados Unidos.


Hasta 2015 Irán tenía un floreciente negocio en la industria nuclear, con aproximadamente 20.000 máquinas de enriquecimiento en plena producción. Estas máquinas se encargan de enriquecer el uranio natural, que contiene una media del 1% (en estado natural) del isótopo U235 necesario para uso nuclear, hasta el 19% que conseguían hasta 2015. Este proceso de enriquecimiento, sin embargo, requiere que el porcentaje se incremente por encima del 90% si se quiere utilizar para energía nuclear, una tarea en la que Irán estaba trabajando, y que estaba muy a su alcance. Es cierto que algunas de esas plantas eran de segunda categoría, si es que existían, pero otras estaban mucho más avanzadas; era cuestión de tiempo que Irán perfeccionara el proceso de enriquecimiento.


En 2015 se firmó un acuerdo entre ocho partes: UE, Irán, EEUU, Gran Bretaña, Francia, China, Rusia y Alemania, que fue presentado por Federica Mogherini, Alta Representante de Política Exterior y Seguridad de la UE, y Mohammad Javad Zarif, ministro de Exteriores iraní. Este acuerdo se puso en blanco y negro a través del documento de la Declaración Conjunta de la Alta Representante de la UE, Federica Mogherini, y el Ministro de Asuntos Exteriores iraní, Javad Zarid.


La Administración estadounidense, sin embargo, publicó los Parámetros para un Plan de Acción Integral Conjunto sobre el Programa Nuclear de la República Islámica de Irán , donde exponía su interpretación del acuerdo. Este segundo documento se convirtió inmediatamente en una fuente de descontento, ya que Irán no estaba de acuerdo con la interpretación de EE.UU. en varios puntos, cuestión que quedó sin resolver, pero mantuvo vivo el acuerdo a pesar de estas diferencias.


Este acuerdo buscaba la introducción de limitaciones en el programa nuclear iraní en tres áreas distintas: enriquecimiento, reprocesamiento y monitoreo del programa en todos los niveles. Este monitoreo estaba siendo realizado por el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) que, desde el momento en que se firmó este acuerdo hasta la retirada de Estados Unidos, incluyó el acceso libre y sin restricciones a todas las instalaciones y personal, y el monitoreo permanente del proceso de enriquecimiento por medio de sensores y otros medios.


Además, las dos instalaciones de enriquecimiento ubicadas en Nataz y Fordo se verían limitadas en el primer caso, y redesignadas como centro de investigación nuclear en el segundo, lo que dejaría en tierra su capacidad de enriquecimiento.


A cambio de este acuerdo, la UE, la ONU y Estados Unidos pondrían fin a todas las sanciones relacionadas con la energía nuclear contra Irán, y la ONU también incluiría una resolución que especificara ciertas medidas para un período de tiempo mutuamente acordado. Incluso Rusia había bloqueado sus acuerdos de armas con Irán mediante la cancelación de la venta de equipos militares específicos a cambio del cumplimiento del acuerdo nuclear, un compromiso que ahora se ha roto tras la retirada de Estados Unidos.


A los críticos del acuerdo les preocupaba inicialmente que una vez que expirara el plazo para este acuerdo, Irán estaría en condiciones de producir armas nucleares a corto plazo, ya que la investigación continuaría inevitablemente durante este período, una acusación poco creíble ya que una de las tareas asignadas al OIEA era supervisar todos los programas de investigación que debían llevarse a cabo. y podría haber recogido fácilmente cualquier proyecto que conduzca a la producción de armas nucleares.


Derribar el acuerdo

Poco después de que se firmara el acuerdo, el adjunto del ministro de Relaciones Exteriores iraní, Abbas Araghchi, compareció ante la televisión nacional para aclarar que Irán no estaba limitado de ninguna manera en su programa de desarrollo de armas por este acuerdo y que, por lo tanto, podía proporcionar armas a los aliados, así como importarlas a voluntad, una declaración desafortunada que inmediatamente fue recibida con gran preocupación por todas las partes firmantes.


En 2018, el presidente Trump decidió retirarse del acuerdo, una medida inesperada que conmocionó al resto de los firmantes, y reanudó las sanciones vigentes antes de la firma del acuerdo. Aquellos que permanecieron en el acuerdo continuaron exigiendo a Irán que cumpliera con su parte del trato, pero Irán ya no se sentía obligado a cumplir con sus obligaciones y ahora amenaza con retomar el programa nuclear donde lo dejó en 2015, a menos que Estados Unidos dé marcha atrás en su decisión. En una medida de buena voluntad, Irán ha seguido cumpliendo con las restricciones impuestas por el acuerdo, aunque Javad Zarif advirtió que a Irán se le está acabando rápidamente la paciencia. A principios de esta semana, el presidente iraní, Hasan Rohani, dio al resto de los firmantes sesenta días para reanudar los acuerdos alcanzados antes de retomar el programa nuclear donde lo dejó, una amenaza que inevitablemente enviará un mensaje inquietante a los socios europeos. Además, ya se ha sugerido el bloqueo del estrecho de Ormuz, por donde pasa alrededor de un tercio de las exportaciones mundiales de petróleo, una medida que seguramente afectará gravemente a Europa, a diferencia de Estados Unidos, un hecho que bien puede formar parte del esquema general.


Y ahora, es el momento de Europa


Cuando el presidente Trump anunció la retirada de Estados Unidos del acuerdo nuclear desde la Casa Blanca, dejó en claro que su administración restablecería el nivel más alto de sanciones contra Irán debido a su programa nuclear, que podría extenderse para incluir a cualquier país dispuesto a ayudar a Irán en su búsqueda de un arma nuclear. Esta afirmación en sí misma es sorprendente, ya que solo Rusia y China están en condiciones de proporcionar esta ayuda, pero ambos países están en el lado correcto del acuerdo. El mayor defecto de esta decisión unilateral radica en el hecho de que parece que no hay un plan B, ya que las sanciones por sí solas no impiden que Irán retome la búsqueda de una tecnología nuclear completa, ahora completamente sin supervisión, y crea un dilema comercial donde no lo había desde la firma del acuerdo. El objetivo final del acuerdo era evitar que Irán buscara un arma nuclear. Durante tres años el acuerdo funcionó, pero ahora se ha dejado el camino abierto para que Irán reanude su programa a cambio de nada.


Irán se enfrenta ahora a la cuestión de si continuar el acuerdo con el resto de los signatarios o dar marcha atrás ahora que el acuerdo ha sido cancelado por Estados Unidos. Todo depende de que la UE, Rusia y China puedan compensar económicamente el daño que las sanciones estadounidenses van a tener sobre la república islámica. En caso de que Irán vuelva a iniciar un proceso de enriquecimiento completo y desarrolle un arma nuclear, existe una gran preocupación de que la Administración estadounidense tenga que afrontar las consecuencias por su cuenta, habiendo puesto en peligro la confianza de sus aliados tradicionales. El punto de vista del presidente Trump bien puede ser que "nadie respalda a Estados Unidos de todos modos cuando despliega sus fuerzas en el extranjero", lo que parece un argumento perfectamente válido. El problema son las consecuencias a las que todos nos enfrentamos si la apuesta sale mal.


Este retroceso de este acuerdo ha dejado a la UE en un dilema, ya que sus importaciones de petróleo y gas se verán significativamente afectadas, y la retoma de la imposición de las restricciones de los socios de la UE a Irán seguramente no beneficiará a nadie. Rusia, China y la UE todavía tienen esperanzas de que el acuerdo pueda salvarse, pero el margen para renegociar es escaso si Estados Unidos va a retomar sus sanciones unilateralmente.


in embargo, las posibles consecuencias no se limitan a los lazos comerciales entre Europa y los socios de Oriente Medio; el equilibrio de poder establecido después de la Segunda Guerra Mundial, si es que alguna vez se logró, y en el que Estados Unidos jugó un papel decisivo en su establecimiento y liderazgo, está ahora en claro peligro de desaparecer por completo. Un floreciente programa nuclear militar en el corazón de Oriente Medio es una realidad inquietante que inevitablemente conmocionará tanto a Arabia Saudí como a Turquía, que ahora se encontrarán a los pies de una potencia nuclear, muy a su alcance. Entre 2015 y 2018 hubo plena garantía de que no se estaba desarrollando tecnología nuclear en la región con fines militares. Esa realidad ya es historia.

Sin embargo, la decisión del presidente Trump de retirarse del acuerdo nuclear debe verse en la perspectiva adecuada. Aunque quizás haya un aspecto comercial detrás de esta nueva política, esto es probablemente una consecuencia añadida más que una causa: parece más plausible que la Administración estadounidense se haya cansado de la constante dependencia europea de la ayuda estadounidense. Con respecto al plan de Defensa de la UE, Wolfgang Ischinger, presidente de la Conferencia de Seguridad de Múnich, señaló el año pasado que "el mayor Estado europeo (Alemania) está a favor de la victoria sobre el Estado Islámico en Siria e Irak; hacemos fotos, pero dejamos el sucio negocio de disparar a otros", una afirmación difícil de rebatir a la luz de la provisión de fuerzas de Europa para los conflictos que han sacudido al mundo durante las últimas décadas, siempre limitada y, en muchos casos, inexistente. Pero, independientemente de las razones que han hecho que el presidente Trump apueste por esta política, Europa tiene ahora la oportunidad de defenderse, o muy probablemente se enfrentará a las consecuencias de un dilema comercial y de seguridad que difícilmente tiene posibilidades de superar, ya que una acción militar europea conjunta es altamente improbable por falta de pura voluntad. si Estados Unidos no lo va a respaldar.

Perspectivas de futuro

Se espera que las sanciones impuestas por Estados Unidos a los productos iraníes ejerzan presión sobre la república islámica hasta un punto que Europa y sus socios restantes puedan compensar, pero el tiempo se está agotando ya que la paciencia de Irán se está agotando rápidamente. China también se encuentra en una posición frágil, ya que en el fondo está inmersa en una guerra comercial por su cuenta con Estados Unidos y, al mismo tiempo, importa la mayor parte de su petróleo de Irán, enfrentándose así a las consecuencias de una refriega comercial desde dos frentes diferentes.


Europa se enfrenta ahora a tres opciones: la primera y más improbable es conseguir encontrar la manera de que Estados Unidos dé marcha atrás en su decisión. El segundo es compensar la debacle económica a la que se enfrenta Irán con la reintroducción de las sanciones relacionadas con la energía nuclear y, por último, mantenerse firme en caso de que Irán decida abandonar el acuerdo dentro de dos meses. Pero todas estas opciones requieren una firmeza que Europa difícilmente es capaz de soportar, ya que el uso de la fuerza bien podría estar al final de la línea, una opción para la que la comunidad europea carece de voluntad a menos que Estados Unidos se sume, un movimiento que no se espera, e Irán es consciente de esta falta de voluntad.


Con el despliegue de un portaaviones en la región, Estados Unidos espera que, a pesar de retirarse del acuerdo, Irán abandone su tecnología de guerra nuclear sin tener que compensar nada; O bien se trata de poner en tierra su ambición nuclear, o bien se prepara para la guerra.


El Estrecho de Ormuz se ha convertido repentina e inesperadamente en el próximo punto caliente del mundo, que potencialmente puede ser el espectador del despliegue de fuerzas navales estadounidenses, iraníes, rusas, chinas y, tal vez aunque improbables, europeas, en el mismo parche de mar, inclinando el equilibrio de poder en la región.


Juan Del Pozo Berenguer es Capitán de Corbeta de la Armada Española y colaborador del Centro de Seguridad Internacional (Instituto de Política Internacional) 

 


0 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Kommentare


bottom of page