top of page
  • Centro para el Bien Común Global

Nuevas armas para una guerra asimétrica en Centroamérica


ABRIL 24, 2023


Casi paralelamente a la reunión del G-7 en Japón, de hace unos días, para condenar el hostigamiento a Taiwán por parte de China, pero también los lanzamientos de misiles por Corea del Norte, y muy lejos, en espacio centroamericano, “concurrían” otras acciones que pueden enlazarse en un corto espacio de tiempo con aquellos sucesos. En febrero pasado se denunció lo que se identificó como un globo espía chino sobrevolando Costa Rica, seguramente a esa altura y teniendo en cuenta la trayectoria, habría podido analizar en detalle la base aérea Soto Cano, en Honduras, apenas a 800 kilómetros -menos en línea recta- de la capital costarricense, donde hay estacionadas tropas y medios norteamericanos. Un mes más tarde, en marzo 2023, fueron detenidas tres personas en Guatemala al ser reclamadas por Estados Unidos por tráfico de precursores químicos importados desde China, para la fabricación de fentanilo, una droga cincuenta veces más potente que la heroína. Pocos días después, el gobierno de Xiomara Castro decidió romper relaciones diplomáticas con Taiwán y establecerlas con la República Popular China, dejando únicamente a Guatemala con representación diplomática de la isla asiática. 

Al conjunto anterior hay que agregarle tanto la reacción de México al problema del tráfico de precursores químicos a los Estados Unidos, como los discursos en algunos políticos norteamericanos sobre la conveniencia de que el narcotráfico esté asociado al terrorismo, algo discutido intensamente años atrás en el Comité Internacional contra el Terrorismo (CICTE) de la Organización de los Estados Americanos, y que no fue aprobado, pero también con la idea de que el ejército norteamericano pueda llevar a cabo acciones puntuales en territorio mexicano contra los cárteles que trafican esas sustancias.



El concepto de guerra asimétrica se define, de forma general, como una confrontación bélica con marcada desigualdad entre los bandos por diferentes aspectos. En su momento, cuando el tema se debatió en Venezuela, en época de Hugo Chávez, y dada la “cercanía política” con Irán, determinados centros de formación militares adoptaron el texto de Jorge Verstrynge “La guerra periférica y el islam revolucionario. Orígenes, reglas y ética de la guerra asimétrica”.



En él se justificaba el uso del terrorismo en situaciones de asimetría: “No es fácil establecer cuántas clase, o formas existen de guerra asimétrica (que no de terrorismo, pueste este último es tan sólo una de las tácticas de guerra asimétrica y al él nos referiremos más adelante”. (37)



Es más que evidente que hay todo un conflicto sobre una mesa sostenida sobre cuatro pilares que representan los intereses de la Unión Europea, Rusia, China y los Estados Unidos. La primera, con su tradicional política de corte idealista, busca ese equilibrio tradicional en la diplomacia de la zona, aunque en esta ocasión ha sido impactado por las declaraciones del presidente Macron sobre China. Rusia necesita “ganar la confrontación con Ucrania para perder la confrontación con Ucrania”.



Y China, en inferioridad tecnológica respecto de los USA, lleva a cabo, por medio de la geoeconomía, el acercamiento a países que produzcan litio y níquel (Guatemala es uno de ellos, aunque lo explotan los rusos y lo desean los norteamericanos). Los USA parecieran haberse dejado sorprender y, súbitamente, les ha surgido una competencia desde distintos focos, y en áreas muy diversas. Estados Unidos sin su zona de interés controlada -Centroamérica- al estar en manos chinas y rusas, puede ser invadida de precursores químicos y generar un importante impacto social, económico y político en su territorio. 



Queda muy lejos, pero no tanto, aquella reunión de XX Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética (1956) y la idea de que la competencia pacífica entre el mundo socialista y el capitalista daría como vencedor al primero, además de ahondar en lo que se definió como la “debilidad de occidente”, una sociedad en transformación democrática y de valores de postguerra ¿Será que hay una visión china similar hacia el continente americano, especialmente a los USA?



De será así, todo lo relatado se convierte más en causalidad que casualidad y en el fondo el fentanilo, o los precursores químicos, no dejan de ser esa nueva arma en una asimetría tecnológica que confronta a China con los USA, muy superior en ese campo. El tema de Taiwán está en medio y, hasta podría ser una moneda de cambio en el medio o largo plazo, especialmente  cuando después de la visita de la entonces presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, a Taiwán (2022), China anunciara oficialmente -entre otras medidas- la suspensión de toda cooperación contra los delitos transnacionales con Estados Unidos.[1]



Pareciera ser que hay una serie de escenarios visibles y muchos otros invisibles; estrategias directas e indirectas, y diferentes protagonistas que actúan en distintos frentes y con intereses muy diversos. Quizá en las declaraciones del presidente francés se pueda leer entre líneas la conveniencia de separar a la Unión Europea de las políticas que satisfagan intereses norteamericanos, por razones que pueden encontrarse en esta complejidad de factores antes indicada. Seguramente los norteamericanos necesiten más que nunca un apoyo explicitó de aquella región para que China no siga avanzando a la puertas de la frontera adelantada USA. Y en medio, hay una competición extrema por los recursos estratégicos a futuro que permita la supremacía tecnológica y el cambio de matriz energética hacia la producción eléctrica, lo que requerirá baterías y acumulares.



Es difícil con tantos actores, intereses y conflictos, visualizar un único escenario en el que todos los protagonistas se sitúen y confronte por intereses comunes. Más bien existen varios escenarios superpuestos en los que emergen actores, intereses y conflictos, en función de la situación y el problema en cuestión.



Lo que parece estar más claro es que hay una Unión Europea no tan unida como fuese de desear, una Rusia centrada en un conflicto que ya perdió hace tiempo, independientemente de lo que ocurra, China, que silenciosamente pero imparable avanza hacia sus objetivos del próximo milenio con una política de silencio efectivo, y los Estados Unidos que apenas cuentan con energía para hacer frente a sus problemas domésticos de sucesión a la presidencia.



En todo este barullo lo que queda más claro es que el centro de liderazgo internacional tiende a desplazarse y que muchos países, especialmente centroamericanos, se pueden ver envueltos en graves problemas de autoritarismo político, producto, como sucedió en la Guerra Fría, de ser escenarios de confrontación entre las potencias del momento. La mala noticia es que parece, llegado al punto actual, que igual no hay marcha atrás y que solo es cuestión de tiempo, sin saber si será marcado por un reloj occidental o uno oriental.



Autor:


Pedro Trujillo Álvarez


Teniente Coronel de Estado Mayor del Ejército de España


Decano de la facultad de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales en la UFM-Guatemala

1 visualización

Entradas Recientes

Ver todo

댓글


bottom of page